PROFESIONALISMO Y TECNOLOGÍA, DOS ARMAS INFALIBLES PARA SALVAR VIDAS

El Centro Médico Naval “Cirujano Mayor Santiago Távara”, no sólo es el primer hospital a nivel nacional que cuenta con una Sala Hibrida Multipropósito, sino también, lleva la delantera y está a la vanguardia respecto a nosocomios militares de Latinoamérica. A la par de todo ello, lo más destacable y loable, son las más de 900 intervenciones realizadas en este equipo médico de última generación, que gracias a su propia tecnología y, por supuesto a la labor de los profesionales de la salud, ha logrado reducir en un 70% la mortalidad de los pacientes.   

Gracias a la gestión de la Dirección de Salud de la Marina, el hospital naval cuenta con la Sala Híbrida Multipropósito, la misma que tiene un sistema de radiología intervencionista que permite realizar estudios de imagen complejos con capacidad de conversión a quirófano en situación de urgencias. Esto, la convierte en referente en cuanto a equipamiento médico y procedimientos quirúrgicos sofisticados para  llevar servicios de primera generación, en donde se intervienen patologías cardiacas, enfermedades cerebro vasculares, aneurismas intracraneales y cirugía ortopédica de trauma (reconstrucciones en fracturas complejas como es el caso del calcáneo, la pelvis, fracturas traumáticas de columna, tratamiento de escoliosis, y muchos otros).

Asimismo, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), implante de marcapasos, nefrostomía percutánea, tumores, traqueotomías y cirugía de tórax, esta última por imagen ofrece una gran precisión en casos de nódulos pulmonares de manera que es posible ubicarlos con exactitud para diagnosticarlos, realizar biopsias, y tratarlos mediante la aplicación de radioterapias, quimioterapias, quimioembolización, etc.

Los quirófanos híbridos se usan principalmente en complicaciones cardiacas, vasculares y de neurocirugía, pero pueden resultar adecuados para otras disciplinas quirúrgicas.