DEPRESIÓN ENMASCARADA. ENEMIGA SILENCIOSA

Según el último informe de la web “gobierna.pe”, entre las regiones con mayor tasa de prevalencia actual y anual de depresión en el Perú se encuentran las más pobres del país, aquellas con un menor índice de desarrollo humano y altas cifras de violencia social y de género. Así, la prevalencia más alta se encuentra en Huancavelica (28%), Puno (19.9%), Cusco (18.3%), Apurímac (17.6%) y Ayacucho (14.8). Asimismo, por cada hombre afectado por depresión existen 3,5 mujeres.

Al respecto, el Jefe del Servicio de Salud Mental del Centro Médico Naval “Cirujano Mayor Santiago Távara”, Capitán de Fragata SN (MC) David HARO Bruyat indicó que la depresión enmascarada, es la tristeza escondida en somatizaciones físicas con síntomas como: cefaleas, vértigo, trastornos cardiacos, molestias gastrointestinales, ansiedad, anorexia y dolores musculares, generalmente en la espalda.

En este tipo de casos, el paciente disfraza la patología de manera inconsciente para intentar no afrontar la depresión; priorizando el malestar físico al malestar psicológico, lo que dificulta su diagnosis en la atención primaria y por tanto complica la intervención de un especialista en salud mental.

Además, puede centrarse con dos grupos poblacionales muy dispares entre sí como son la infancia y la tercera edad. En el caso de los primeros es complicado que encuentren los medios para expresar su descontento y por tanto no pueden hacer patente la realidad mental que sufren. En el caso de los adultos mayores, es muy habitual que los problemas físicos antes mencionados acaben distrayendo la atención sobre los problemas mentales.

Entre sus principales causas, el especialista en salud mental señaló: “Existen causas genéticas (concordancia monocigotos 65%, dicigotos 14%), bioquímica (déficit de serotonina) y Neuroendocrina (alteración del complejo hipotálamo hipofisiario). Asimismo, la depresión no tratada tiene como resultado la cronificación de la enfermedad, limitación en el desempeño laboral, cognitivo y dificulta la capacidad de afrontar la vida diaria.

Destacó también, la importancia de hacer prevención, ya que, si bien implica promover la salud, también depende de un diagnóstico a tiempo y tratar adecuadamente la enfermedad, disminuyendo el impacto de sus secuelas o complicaciones en la persona que la padece.

En ese contexto, a fin de que la familia naval pueda acceder a una atención en salud mental oportuna, la Dirección de Salud de la Marina tiene a su disposición orientación psicológica y soporte emocional en línea y cuatro Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPRESS) en Lima y Callao que ofertan el servicio de psicología en su cartera de servicios, enfocados en la recuperación del paciente.

Si tú o un familiar necesitan orientación en línea comunícate de lunes a viernes de 0900 a 1300 horas a los teléfonos celulares: 999 007 659, 999 352 889, 999 918 171 y 944 632 037 o de lo contrario acércate a la IPRESS de la Marina más cercana.